“ACHEO es una institución de prestigio, que busca mejorar la calidad de la educación odontológica en el país”

El Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad del Desarrollo Sede Concepción, es el representante ante ACHEO de la carrera de Odontología de esta casa de estudios. Aquí, habla de la importancia de pertenecer a la Asociación, con miras a renovar los modelos educativos y compartir experiencias pedagógicas.

Uno de los miembros fundadores de ACHEO, la carrera de Odontología de la Universidad del Desarrollo (UDD) se imparte en las sedes de Concepción –desde el año 2003- y de Santiago, desde el 2004, que posee esta casa de estudios. “Nuestra carrera ingresó a ACHEO antes de estar acreditada, lo cual, de acuerdo a los estatutos de esta Asociación, nos obligó a hacer un esfuerzo adicional para acreditarnos, lo que fue un beneficio tremendo, en el sentido de forzarnos a cumplir con los estándares del resto de las facultades de Odontología de ACHEO”, destaca el Dr. Luis Vicentela Gutiérrez, cirujano dentista y decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UDD Sede Concepción, a la cual pertenece la carrera de Odontología en la capital de la Región del Biobío.

¿De qué manera la pertenencia a ACHEO ha beneficiado a la carrera de Odontología UDD, tanto en Santiago como en Concepción?

ACHEO es una institución de prestigio, que busca mejorar la calidad de la educación odontológica en el país, y sus esfuerzos han estado orientados a reunir a todas aquellas instituciones que tienen ese objetivo común. Esa es una de las ventajas que, tanto para Concepción como para Santiago, ha tenido para nuestra carrera participar en ACHEO.



¿Y la pertenencia a ACHEO les ha significado apoyo para poder homologar los contenidos y los perfiles de competencias en las carreras de ambas ciudades?

De todas maneras. Estas reuniones que tenemos regularmente con los decanos de las otras instituciones nos permiten establecer vínculos de colaboración que faciliten el trabajo conjunto. Por otra parte, por ejemplo cuando nosotros estuvimos diseñando la infraestructura de nuestra facultad, viendo cómo la íbamos a diseñar en términos de los flujos, de los procesos, del modelo educativo, consultamos a otros decanos de las universidades del país, pertenecientes a ACHEO, y ellos fueron muy generosos al mostrarnos sus instalaciones, al mostrarnos cuáles habían sido las experiencias positivas y negativas respecto de la creación de una nueva carrera de Odontología.



Hay diálogos que se están dando al interior de ACHEO, entre ellos uno sobre la implementación de competencias mínimas, como aprendizajes esperados en los alumnos. ¿De qué manera ese tipo de iniciativas se pueden aterrizar en la carrera de Odontología de la UDD?

Estas discusiones son cruciales, porque los modelos educativos han ido cambiando con el tiempo; desde una odontología enseñada fundamentalmente en base a actividades prácticas, que generaban tal vez un muy buen artesano de la odontología, hasta una propuesta que está centrada en la formación de las personas, para que desarrollen competencias no solo en el ámbito de manualidades, sino también en las relaciones humanas, la comunicación, en la responsabilidad pública y en el ámbito ético; en definitiva, en la formación integral de los estudiantes. Por lo tanto, toda esta discusión al interior de ACHEO, en cuanto a innovaciones, a ideas de futuro en el proceso formativo de los estudiantes de Odontología, es muy enriquecedora para poder darse cuenta de lo que uno hace, compararse con el resto y perfeccionar los procesos internos.



De hecho, estos debates están recogiendo la tendencia mundial.

Exactamente. Todas las modificaciones en el modelo educativo que existen hoy en día, están a la par del desarrollo global de la Odontología, lo que contribuye a mejorar el prestigio formativo de los dentistas en nuestro país, que yo considero es de alta calidad. Y eso, en la UDD lo estamos impulsando desde el sello de nuestra universidad, que es hacer las cosas bien por el beneficio del país. En ese marco, también estamos promoviendo un modelo educativo bastante ambicioso, en términos de globalizar el vínculo de los estudiantes, siempre con el norte de hacer mucho más integral sus procesos formativos.